La endoreducción gástrica (lo que llamamos métodos Apollo y método Pose) es un poquito más efectiva, solo requiere una intervención. El balón intragástrico hay que quitarlo a los 7 u 8 meses, entonces ya son dos intervenciones, y aunque puede ser muy efectivo también, el paciente identifica demasiado el día que le quitan el balón como el día que deja de tener ayuda. Pero es verdad que los pacientes que lo cumplen bien, cuando les quitas el balón, han aprendido una conducta alimentaria buena y no solo se mantienen, sino que muchos siguen perdiendo peso.